Relatos breves, lecturas rápidas.

Etiqueta Peregrino

Un ramo de flores para Clara

La maldad no tiene edad, aunque vaya acompañada de un ramo de flores.

El sheriff del Condado de Arizona

A principios de los años setenta, el auténtico y legendario sheriff del Condado de Arizona patrullaba las violentas praderas del salvaje oeste español.

Esperanza renacida

Llegó una mañana en la que la tormenta amainó y el sol hizo florecer de nuevo la vida a sus pies.

Minutos antes de la medianoche

Cuando la medianoche está próxima, un bar solitario es siempre el lugar más propicio para las confidencias. El alcohol desata la lengua y deja correr la memoria, y nunca sabes quién es la… ¿persona?… que tienes delante.

Triángulo en 5G

Que el amor no respeta las fronteras, es algo conocido; el problema viene cuando nuestro sentido común nos dice que esas fronteras son infranqueables, a pesar de que ya hay alguien llamando a sus puertas.

El vendedor de sueños

Una fábula tejida con los hilos del realismo mágico, ambientada en la España en blanco y negro de principios de los años sesenta.

Toda una vida

A las puertas del invierno, en el crepúsculo de sus vidas, afrontaron el asedio de la enfermedad parapetándose tras las frágiles notas de un bolero.

Tres estrellas

Tres estrellas en la bóveda celeste fueron testigos y garantes de su promesa de no separarse nunca, pero el tiempo pondría a prueba esa promesa.

Cuatro anillos de boda

Su amor quedó truncado por un suceso irreparable que los separó para siempre doce meses atrás. Jamás volverían a estar juntos. Sin embargo…

El fin de la incertidumbre

La respuesta a la gran pregunta de la humanidad ha sido encontrada. ¿Cuales serán las consecuencias?

Desesperación

Un amanecer desesperado. Una vida en manos del azar.

Las cien mil muertes de Leandro Estulte

Un asesino bajo la lluvia en Madrid. Una joven víctima de un psicópata en la noche de Halloween en California. Una extraña relación entre ambos.

© 2021 El Peregrino de Casiopea — Funciona gracias a WordPress

Tema realizado por Anders NorenIr arriba ↑